Mesón El Gallo

Mesón El Gallo

Pensáis que Menorca es solo marisco, arroces y comer mirando al mar?

¡Os vamos a demostrar que no es solo esto!

Menorca se caracteriza por sus pequeñas calas, sus rincones escondidos y la genialidad de su gastronomía.

Hoy Menorca es una isla muy conocida y visitada, pero no lo era hace 30 años, aproximadamente el tiempo que hace que uno de nosotros conoce la isla. Todo el que conoce esta pequeña isla balear se enamora y este amor se lo contagió uno de nosotros al otro.

Por este motivo conocemos los mejores rincones y no necesariamente los más turísticos.

El Gallo es un predio menorquín de alrededor 200 años que está situado de camino a Cala Galdana, aunque reconocemos que no es nuestra playa favorita ni mucho menos si es una de las más conocidas, así lo podéis ubicar.

Este restaurante rústico, autóctono y familiar ha logrado conservar su autenticidad y espíritu.

En su espacio interior predomina el blanco, color característico de la isla, su estética antigua y ventanucos de madera. En el exterior, su vegetación es frondosa y puedes cenar debajo de una parra al fresco menorquín.

La calidad de su comida es de 12 y tal vez su carne y queso de Mahón es lo más demandado y una de sus especialidades.

Si vais a Menorca, El Gallo es una parada obligada, eso sí, tras vuestra visita no hagáis planes demasiado movidos pues vais a salir para ir directos a una siesta; una de esas siestas de horas que te levantas completamente desorientado, pero continuarás saboreando esa carnaza!

Qué tenéis que comer sí o sí: la carne con queso de Mahón, la tortilla y la salamandroña. Salaman… qué? Una ensalada típica muy peculiar

 

 

 

Deja un comentario